Inicio » Mucho más » La importancia de la rutina

La importancia de la rutina

Aquí estaba yo, dándole vueltas a la entrada de esta semana, sin tener muy claro sobre qué escribir. Ya os he comentado en otras ocasiones que desde hace tiempo me ronda la idea de destripar esto del cambio de ritmo y cómo afrontarlo, pero para escribir sobre ello antes tengo comprobar lo que me funciona y lo que no. Pero, ¿qué es realmente lo que tanto nos descoloca? La falta de rutina.

¿Por qué es tan importante la rutina? Porque nos aporta estabilidad y seguridad. A veces infravaloramos estas características de la vida, solemos asociar la rutina al aburrimiento y a la repetición de actos diarios, que llega a desembocar en una falta de motivaciones.  Connotaciones negativas propias de personas grises y sin carisma.

Pero, ¿qué pasa cuando perdemos esa rutina? La mayoría de las personas no tenemos un espíritu aventurero que nos lleve a recorrer el mundo sin importar el mañana, la mayoría de personas, o al menos eso creo yo, somos conscientes de las facturas que tenemos que pagar y de que para cumplir nuestros sueños y alcanzar nuestras aspiraciones y metas necesitamos cierta estabilidad o confianza.

Me refiero, a saber que al día siguiente tendremos una oficina a la que ir, unos clientes a los que atender, un jefe con el que lidiar, aunque esos jefes seamos nosotros mismos en el caso de los autónomos, pero que a finales de mes tendremos un sueldo (tema a parte es el de los sueldos y la penosa situación del mercado laboral en la que nos encontramos) y podremos seguir contando con nuestra línea telefónica e Internet, llenar el frigorífico, y tener algo de ocio claro.

Como decía, ¿qué pasa cuando perdemos esto? Los que no somos aventureros, nos quedamos desorientados, nos falta el estrés que nos activa, ese resorte que hace que el cansancio y la repetición de la rutina no haga mella y nos levantemos cada día, aunque solo seamos los becarios.

Las personas acostumbras a combinar muchas actividades, clases y trabajo, como hacemos los becarios nos falta esa “vidilla” de la ocupación, de los nuevos retos, de los proyectos. La falta de actividad nos desestabiliza, nos desmotiva, lo que me lleva a lo que planteaba al principio de esta entrada, ¿Qué hacer cuando nos encontramos en esta situación?

¿Os ha pasado esto? ¿Qué habéis hecho en esas circunstancias? ¿Cómo se afronta? ¿Dónde se busca la inspiración?

Espero vuestros consejos y sugerencias.

¡Saludos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: